Thursday, March 21, 2013

Del Döppelganger



Doppelgänger: es el término alemán para el doble fantasmagórico de una persona viva. La palabra proviene de doppel, que significa "doble", y gänger, traducida como "andante". Su forma más antigua, acuñada por el novelista Jean Paul en 1796, es Doppeltgänger, 'el que camina al lado' (Molina Foix: 10-11). El término se utiliza para designar a cualquier doble de una persona, comúnmente en referencia al "gemelo malvado" o al fenómeno de la bilocación.
También se utiliza la palabra para describir el fenómeno por el cual una persona puede ver su propia imagen por el rabillo del ojo.
...
Cuando tenía como 12 años, todo el día repetía la misma consigna: "Quiero un hermano gemelo". Mis padres no entendían si era uno de mis performances habituales dentro de mi comportamiento cotidiano en casa (los cuales eran muy variados y en algunos casos incomprendidos, siempre recurrentes) o si en realidad era algo que quería. De entrada me contestaban que no me hiciera mensa, que yo sabía que eso era imposible y que me tenía que conformar con los hermanos que tenía (mi hermana y mi hermano, ambos menores).

Mi argumento era que quería a alguien como yo pero en niño- y no juzguen o comenten nada, esperen a leer lo demás-. Ahora que lo pienso, no entiendo mucho como en qué podía radicar lo especial en ello, sólo que se tratara de una versión diferente a mí y que al mismo tiempo fuera lo suficientemente parecida a mí como para que me pareciera una persona interesante. (Esto último era lo último que me quedaba de ego en aquél entonces).

Ahora, remitiéndonos a la definición antes mencionada, existe la posibilidad del "fantasma de una persona viva", lo cual considero que puede ser más factible dadas las circunstancias de mi casi nula carrera de escritora. Se puede decir que este texto es el fantasma de Andrea.

Al mismo tiempo, parece ser que tengo no un gemelo, sino una gemela malvada. No la he visto, sólo sé que ahí está, conociendo a la misma gente que conozco, leyendo lo mismo que leo, visitando los mismos lugares que yo y, sin embargo, parece ser que es muy diferente a mí. No sé si nos parecemos físicamente. Creo, por lo que me han dicho, que ella es más apegada, es decir, se apega a los afectos, aunque a veces disfraza eso con insensibilidad e indiferencia, no dice lo que piensa, en cualquier momento puede ser la primera persona en demostrar que la combustión espontánea es posible y se le podría ver caminando en llamas. Una persona de fe, no de ciencia, que acepta el silencio como respuesta y que está dispuesta a cocinarle a las personas. Quizá sea posible demostrar su presencia en muchos lugares, no sé, dicen que la han visto con la misma gente que frecuento y en algunos eventos sociales a los que voy. Puede hablar de las mismas cosas que yo e incluso parecerse un poco a mí pero debo advertiros... dicen que tiene escamas en la espalda.

Existe otra versión de mi doppelgänger, y es la versión que tengo yo, porque sí creo en su existencia.

Está la versión en la cual alguien ve su propia imagen a través del rabillo del ojo, y es precisamente ésa la que creo que existe. Una imagen como tal, sin siquiera estar seguros de que es verdadera pero que, de cualquier modo, sirve como recordatorio de lo que se es: unas cajas sin desempacar, el viaje que no se hizo, 41 libros que sobrevivieron y están aquí, esperando a ser leídos o releídos, 14 357 canciones y las que faltan, un blog en estado de coma, las fotos, la pasta, las inseguridades, los vestidos que se usan esporádicamente en eventos selectos; las ganas de dormir, que siempre están ahí pero se quedan en eso...en simplemente ganas de dormir. Una lectura de mano, un perro que siempre quise y que no he podido tener, la playa en una caja, las horas de escribir hasta las 5 de la mañana y los libros en la mesa; tazas y tazas de café y cajetillas y cajetillas de cigarros. Varias cosas a medio terminar, las flores blancas que huelen a funeral, las jirafas. Una familia graaande y distante, otra familia pequeña y cerca. Clonazepam, paracetamol, naproxeno, nimesulida. 53 materias terminadas, una tesis sin terminar. Los besos que se dan, los que no, los que se quedan sólo en la palabra al final de los mensajes o las llamadas: "beso". Los abrazos a los amigos siempre, como si tuviera meses o incluso años de no verlos. Ir a comprar galletas todos los días, a la misma hora. Sentirme mal por regresar a vivir en casa, sentirme bien por regresar a vivir en casa. Los escritos en el congelador. Pasar la noche fuera de casa. Dormir en el sillón porque tu cama no es "tu cama". Dormir con todo y los ronquidos, comer sólo quesadillas cuando estoy nerviosa o deprimida. La incomodidad de que otros me vean comer. La tesis que da miedo terminar, los consejos de los amigos que no escuchas. Llevarle la contraria siempre a casi cualquier figura de autoridad, ser irreverente, esbozar una sonrisa...un grin después de que algo sale como quieres o te parece bien. Querer tener siempre la razón. Cenar con las amigas y extrañar a los que ya se fueron a otras tierras, mandar a la gente muy lejos, visitar a los que viven lejos. Extrañar a mamá. Querer irse siempre, decidir quedarse, visitar museos, sacar fotos, caminar sin rumbo por la ciudad. Aconsejar a todo el mundo, ser tal vez la mejor consejera posible pero ser la peor escuchando los consejos y más los propios. Las piernas flacas. Tomar cerveza... Pacífico (por supuesto), jugar Mario Kart, ver películas de Wes Anderson y Guy Ritchie o alguna en la que salga Jason Statham. Hacer proyectos sin futuro, querer publicar a los demás porque cree que tienen talento, odiar a Shakespeare y amarlo al mismo tiempo, leer poemas en voz alta en clase. Un fleco, una trenza, decir "eres un imbécil". Ser la amiga y la amante como si fueran dos personas diferentes (o así lo dan a entender). Encontrar páginas en internet y compartirlas con alguien. Mandar música. Sólo ha hecho el equivalente a dos mix tapes, ambos para la misma persona. Los amigos que le hablan, los que escriben, los que mandan cosas. Tener pila para la fiesta todo el tiempo, dormir a las 5 am para despertar a las 7 e ir a trabajar y aún después de la desvelada tener pilas para salir de fiesta después. Un anillo color turquesa. Un tatuaje para su familia y otro en la espalda que dice "The only thing I have is what I am"...

Ese doppelgänger sí existe, el que se ve con el rabillo del ojo.

Thursday, October 11, 2012

Sunday, June 03, 2012

De la libertad de expresión y otras falacias... o "Sopa y sus hijas"

Por Andrea López

@conejoazulorama


 Antes que nada es importante sentar los precedentes: Durante 2010, Wikileaks causó efervescencia en internet con los diferentes cables que difundieron, poniendo en jaque a diversas instituciones a nivel mundial. A su vez, la organización Anonymous se encargó de sacudir lo suficiente como para también crear un foco rojo que el Gobierno de los E.E.U.U. miró con mucha atención. Aunado a esto, para el mundo están más que presente las diversas movilizaciones que dieron pie a las revoluciones del 2011, mismas que sucedieron gracias a las redes sociales.   Tomando en cuenta lo anterior es importante preguntarse ¿cuál es la verdadera importancia de la Ley SOPA y las demás leyes que se proponen a partir de ésta?   Su intención principal es detener la piratería en internet y proteger los derechos de autor de las obras que circulan en la red. Recordemos por favor que esto no es un problema reciente, es una cuestión planteada desde hace ya varios años a partir del surgimiento y apogeo de Napster. En general, busca proteger y ayudar a cualquier obra intelectual a nivel internacional.   Ahora bien, en el caso de México, Federico Döring ha propuesto una ley “similar”. La famosa “Ley Döring”, según la explicación del propio senador a Denise Maerker en una entrevista: “busca que nadie se meta con su correo electrónico, que nadie se meta con páginas de internet, que no haya censura de los contenidos de internet, que el gobierno no meta a la cárcel a la gente porque tenga una descarga ilegal en su computadora…” A lo que Maerker (y muy probablemente ud., estimado lector) pregunta: ¿Qué es una descarga ilegal? En estricta teoría y para estos fines, se trata de toda aquella copia que se haga de algo que está protegido por Derechos de Autor y por la cual no se haya pagado.

Por otro lado, el mismo Döring explica que su ley no busca sancionar, sino que pretende informarle al usuario de internet cuando incurra en una acción ilegal (una descarga ilegal, pues) para invitarle a no volver a hacerlo… Entonces ¿cuál es el sentido de crear en México una LEY que “invite” a los usuarios de internet a no descargar contenidos de forma ilegal?  

Teniendo esto en cuenta, es importante ponerse a pensar en qué radica la verdadera importancia de estas leyes y cómo nos afectan. Una de las medidas más polémicas que proponen SOPA/PIPA es la posibilidad de perseguir incluso fuera de los E.E.U.U. a las personas que violen la ley en este sentido, implicando que entonces (de alguna manera) se convierte en una ley internacional. A su vez, existen una serie de huecos, fallas, loopholes o como quieran llamarlo que es justo en donde entran varios puntos que causan alarma general. Para empezar, con el fin de poder identificar la fluctuación o descarga de archivos, sería necesario que existiera un órgano que pudiera tener acceso a nuestra dirección IP y su actividad. Esto tiene varias obvias implicaciones, mismas que considero, sobra decir en este escrito. Por otro lado, es importante señalar que hay algunas cosas que claramente están definidas como ilegales pero otras que no. Tal es el caso de los archivos que se pueden intercambiar con servicios como Dropbox, en donde el usuario decide con quien compartir qué tipo y cantidad de archivos, como si fuera un regalo o un préstamo incluso (en algún punto se puede optar por no permitir que la persona con la que se comparte la carpeta no pueda quedarse con copias de los archivos intercambiados) ¿Sería entonces ilegal compartir con quien yo decida algún disco que yo he comprado?  

De igual manera, tendría que existir un organismo que regule lo que es o no legal en internet y he aquí, señores lectores, la cuestión que yo considero más importante o al menos digna de reflexionar. Se trata esto, como YO lo veo, del principio de una policía del internet. Sí, una especie de policía que buscaría que se respetaran los derechos de autor, mismos que son bastante pisoteados periódicamente incluso desde el momento en el que no se le da el crédito a alguien por la creación de algo, ya sea un texto, una ilustración o una foto, ejemplos que ven diario en las diferentes redes sociales, pero también sería el principio para empezar a regular qué información y qué tipo de cosas se colocan en la red, quien puede tener acceso a ellas, qué uso se les puede o no se les puede dar a este tipo de cosas, de qué manera se puede interactuar en internet y así sucesivamente…   

Si bien entonces, un considerable número de usuarios se ha unido a las protestas de diferentes dominios, creo que es prudente que esto se haga siendo consciente de las diferentes implicaciones que SOPA y sus leyes hijas tienen. No, no es que ya no se puedan bajar discos ni pornografía ni entrar a Cuevana a ver películas, se trata de una serie de pautas que evidentemente pretenden restringir el internet como lo conocemos hoy en día.   

Friday, February 17, 2012

De la muerte de MTV

En el principio, fue esto:



La mitad de mi educación musical, se la debo a MTV. En su momento fue la versión estadounidense del canal y después fue sustituído (atinadamente) por MTV latino (que al principio, creo yo, no era tan malo) Básicamente, entre los 11 y 15 años, éste fue el medio que tuve para descubrir música.

Después, todo se derrumbó. MTV se fue transformando gradualmente en un canal de reality shows grotescos dirigidos a adolescentes y lo peor, fue que la gente siguió viendo el canal. MTV no evolucionó, simplemente mutó en algo terrible que hoy en día, poco o nada tiene que ver con la música...

Es así que no es de sorprenderse que la juventud del mundo se dirija, independientemente del rumbo que lleva el mundo, a un barranco sin fondo, dirigidos por una cultura pop que no tiene nada que ofrecerles más que basura. Entonces ¿A qué podemos recurrir? Si bien, YouTube ha funcionado como una herramienta alternativa no tan mala, las múltiples limitaciones de cada país o de contenidos hacen que no sea del todo plausible. Teniendo esto en mente, fue que comprendí la importancia de una serie que en realidad no odio pero que pensaba que estaba altamente sobrevaluada, hasta hace poco ¿Qué serie? Glee.


Glee se estrenó en mayo del 2009 y desde el principio, como sabemos, se convirtió en un éxito. Su novedad fue que contaba con números musicales y evidentemente esto fue lo suficientemente llamativo para los adolescentes (sí, los que ven el MTV de ahora) para engancharse a la serie y empezar a comprar los discos y demás. Mi problema con la serie fue que (tal como lo viví con mi hermana) la gente decidía quedarse con las versiones de Glee y las canciones originales quedaban en un limbo de conciencia en donde a nadie le interesaba quien era el artista original que las interpretaba. Pero entonces me di cuenta de que Glee representa probablemente la única forma de acercamiento a la música que tiene mucha gente. Un punto importantísimo aquí es que, con el aumento de la población que cuenta con un dispositivo mp3 (por no decir iPod únicamente) existe una considerable disminución de la gente que sintoniza el radio con regularidad, muchos lo hacen solamente en el auto durante su trayecto a algún lado, por lo que la televisión o el internet son los medios más viables para acercarse a la música. A su vez, Glee cuenta con una serie de características que hacen que trascienda más allá de la música que incluye, ya que trata con temas típicos de la adolescencia sin ningún miramiento y con un enfoque un poco más crítico; además de dedicar algunos episodios a rendir tributo a artistas importantes de la música pop como Britney Spears, Madonna y Michael Jackson. Paralelo a esto último, también han servido para presentar de artistas que comienzan a darse a conocer con éxito comercial.

Entonces, tomando lo anterior en cuenta, me surgen dudas como: ¿Glee es todo lo que nos queda para que los adolescentes insulsos conozcan música nueva para ellos? ¿Es Glee lo que enseñará a las futuras generaciones sobre la música de antes? ¿Será Glee la serie que ponga las pautas para la música en la televisión post-MTV?

Entre todo esto, surge un rayo de esperanza. El 20 de agosto de 2007, se estrenó en Nickelodeon (canal que pertenece a MTV Networks) la serie de televisión infantil "Yo Gabba Gabba". La serie está dirigida a un público infantil menor a los 5 años y cuenta con participaciones de actores y bandas reconocidas en casi cada episodio. Un ejemplo:




Así como Ladytron, Yo Gabba Gabba cuenta con participaciones de grupos como:

  • The Aquabats
  • Cornelius
  • The Shins
  • The Roots
  • The Clientele
  • Smash Mouth
  • Of Montreal
  • Devotchka
  • Mos Def
  • I'm from Barcelona
  • Devo
  • The Decemberists
  • Camera Obscura
  • Chromeo
  • Dr. Dog
  • Weezer
  • Flaming Lips
Además de que han actuado Elijah Wood, Tony Hawk y Anthony Bourdain, entre otros. Yo, en lo personal, veo "Yo Gabba Gabba" como un faro de luz que me hace tener un poco de fe en el destino musical de esa aún pequeña generación. Si bien, es muy probable que MTV ya no exista en un futuro (si es que aún podemos considerar que "existe", muerto está) programas como estos ya están empezando a crear que los niños crezcan con canciones de los antes mencionados y no de Barney, el dinosaurio.

Por otro lado, MTV Networks sigue ofreciendo algunas alternativas como MTV hits, VH1, MTV raps, etc. pero no es lo mismo remotamente. Quizás todo esto sea un intento de "descentralizar" un concepto de "Music Television" o de diversificarlo lo suficiente como para que exista una especie de competencia...si esto es posible. Lo que sí es que el MTV que conocemos, no merece seguir teniendo ese nombre, siendo un canal en el que el 90% de la programación NO tiene que ver nada con música. Es MTV ahora el estandarte de "La cultura [pop] de la basura". Pero no todo está perdido, aún tenemos Yo Gabba Gabba...


Sunday, March 13, 2011

El Caso de la Mujer sin voz

Yo quería escribir un cuento sobre una mujer sin voz, que decía algo así como:
"Había una vez una mujer que pasaba mucho tiempo escribiendo, cantando, opinando, etc...pero también pasaba mucho tiempo pensando. Un día se dio cuenta de que pensaba más de lo que podía escribir, de lo que podía expresar y que mucho de lo que pensaba no lo comprendía la gente o creían que estaba loca, así que decidió seguir pensando solamente...sin decir una sola palabra, sólo pensando...como consecuencia perdió su voz, por lo que no podía cantar.
Cuando quiso volver a cantar intentó recobrar su voz pero no pudo, era muy tarde; tampoco no podía escribir pues ya no era capaz de usar palabras, no podía opinar no podía decir qué era lo que no le gustaba, no podía expresarse. La gente no entendía porqué era que ella ya no hablaba, ni escribía, ni cantaba. Pensaban que era porque no quería, por tristeza o porque no tenía nada qué decir. Todos se equivocaban y lo peor era que ella quería pedir auxilio y no podía, nadie podría entenderla. Cuando ella quería cantar de alegría no podía, cuando ella quería manifestar su descontento con algo, tampoco podía, cuando ella quiso explicarle al mundo lo que había descubierto en sus pensamientos, tampoco pudo. Intentó por todos los medios volver a hablar, a escribir, a cantar, pero su voz se había ido.
Empezó a buscar su voz en muchos lugares, especialmente en los rincones de su casa, seguro no podía haber ido muy lejos. Buscó en sus libros, en sus notas, en sus fotografías, en sus cajas de aretes, en sus juguetes viejos, entre las cobijas, no encontró nada. Un día en el cual ya había buscado en casi todos los rincones de la casa se fijó atrás de la puerta de la entrada de su casa y encontró pegada una nota que decía: Me fui de vacaciones, cuando decidas ponerte a hacer algo de provecho me avisas. La mujer tomó sus llaves, tomó la nota y salió de su casa. No iba a regresar hasta que no encontrara de nuevo su voz..."

La historia no es tan buena, la diferencia es que el cuento tiene un final feliz, en la realidad no he podido salir a encontrar mi voz pero sepan que hago lo que puedo. Hago pequeños pedidos de auxilio en notitas. Canto desafinadamente cuando nadie me escucha. Convierto los recados en pequeñas obras, todo es práctica. Tengo una pista de donde puede estar mi voz, creo que me está esperando, creo que falta poco....creo.

Saturday, November 06, 2010

We're experiencing technical difficulties.

we'll be back soon....

Saturday, December 26, 2009

Worst Case Scenario

(Post incompleto)

Cuando eran los primeros minutos del 2003 mi madre me abrazó y me dijo que estaba orgullosa de mí, que sabía que el 2002 había sido jodido para mí y que en el 2003 me iba a ir muy bien, que iba a ser muy feliz y que ya me lo merecía...
...poco sabia ella de cómo me iba a encontrar en ese 2003.

Una noche me llamó una voz que no reconocía para decirme que a mí mamá le había pasado algo y que tenía que ir a verla, rápido. Me dijo que estaban cerca de la casa pero que me apurara. Corrí esas 6 calles, según yo iba caminando rápido pero corrí mucho, mi abuela se quedó muy atrás. Mientras corría pensaba de todo, que a lo mejor mi mamá se había desmayado, que se había roto una pierna o que su taxi había chocado y traía su cuello lastimado, nunca se me ocurrió nada más.

Me acuerdo de haber visto desde la esquina anterior las luces de las torretas, muchos carros y mucha gente, no sé qué cara puse pero me acuerdo que los carros de Patriotismo me dejaron pasar con todo y que ya tenían el siga, seguía corriendo, me temblaban las piernas y me hormigueaban las manos. Recuerdo que me abrí paso entre la gente que estaba en un círculo y antes de ver hacia el centro vi a una chica llorando mucho, del otro lado y me vio llegar y lloró más.

Cuando llegué mi madre estaba en el piso con su ropa abierta, veía su pecho porque había dos paramédicos desfibrilándola, tenía un ojo morado, y varios moretones en la cara, había sangre en el piso y yo no me podía acercar, unos policías me detuvieron. Sobra decir que estaba llorando mucho, mucho, las lágrimas no me dejaban ver más. Los mismos policías me llevaron adentro del café que estaba justo en esa esquina, del que había salido mi mamá. Tenían la cortina abajo para que no pudiéramos ver nada, mi abuela ya estaba adentro. No me dejaban salir y estaba la dueña del café consolándome, yo seguía llorando a mares y sólo pedía que mi mamá sobreviviera, sólo repetía eso entre susurros y lágrimas. Entraba y salía gente, muchos que no conocía, gente que me intentaba consolar sobando mi espalda. Un hombre llegó y me entregó las cosas de mi mamá, su bolsa de mano, un collar que se le rompió y una bolsa de plástico blanca que siempre cargaba y que estaba llena de sangre, ahí venía su amada agenda de Neruda, sus botas para la lluvia y el libro que estaba leyendo. En algún momento llegaron mis tías y lloraban, salían, me abrazaban...hasta que entró una de ellas y me dijo que ya iba a llegar el forense, así supe que mi mamá había muerto.

Guillermo Enriquez Alemán tenía 22 años en aquel entonces, manejaba un Chevy azul/gris cuyas placas no sé. Sé su nombre porque tengo el acta de su proceso por homicidio culposo. Sé el carro porque los testigos me dijeron lo mismo: que mi mamá salió de la tienda y se paró en la esquina esperando el alto, mismo que esta persona se pasó y al casi se embestido por un taxi que tenía la luz verde, dió un volantazo y se subió a la banqueta, atropeyando a mi mamá. El cobarde se fue y ahí la dejó.

Las personas del café salieron corriendo, una tomó sus cosas, otro habló a emergencias, otra me habló a mí, otro corrió a buscar ayuda. Mi madre había ido a revisar su correo y platicar con sus amigos, llevaba diez días en su trabajo nuevo, yo le regalé una taza especialmente para su nuevo trabajo, para que tomara café. Ella esperaba para atravesar la calle y yo esperaba a que mi mamá llegara. Nunca imaginé